viernes, mayo 27

Pánico


–Pinche negro, ven acá.
–¿Qué estás haciendo aquí a estas horas?
–Vine a visitar a mi mujer por el día de las madres.
–¡No te creo ni madres!
–Pero es cierto. Voy saliendo de ver a mi esposa y mi niña, aquí en…
–¡Cállate, negro ratero!
–Estabas aquí asaltando. Y nos vas a dar el 50%.
–Pero, oficial, le juro que yo…
No pudo acabar la frase: un golpe le cerró la boca. Los vecinos miraban horrorizados desde la ventana, pero nadie se atrevió a hacer nada. Sólo uno corrió a avisarle a Luvina que estaban golpeando a su marido.
Isaac quedó tendido en el suelo tras la paliza que le habían dado entre varios policías, antes de robarle las escasas pertenencias que traía encima. Su esposa corrió a su lado, temiendo lo peor, pero estaba vivo.
Alguien llamó a la ambulancia. Isaac reaccionó con el sonido de la sirena. Temblaba. Los paramédicos se acercaron para atenderlo. Abrió un ojo desorientado. Abrió el otro, asustado. Con un grito de pánico se puso en pie y corrió. En Tlalpan lo atropellaron.
Esta vez, cuando el paramédico, cauteloso, se acercó, Isaac no temblaba.
Días después, los forenses habrán descartado que Isaac hubiera consumido drogas esa noche. Pero declararán que Isaac murió por un traumatismo en la cabeza y no podrán determinar si en verdad fue golpeado antes de ser arrollado.
La Procuraduría exculpará a los policías por la muerte de Isaac aunque “estudiará” consignar a algunos de ellos por lesiones y abuso de autoridad. Ellos se defenderán diciendo que no lo atacaron, sino que lo intentaron ayudar y se lastimó el mismo.
Pero hoy apenas se están llevando el cadáver al Semefo.
–Alcancé a ver la patrulla 73003 y a cuatro policías golpeando brutalmente a mi marido. Huyeron cuando bajamos–dijo, furiosa y dolida, Ludivina mientras recordaba lo sucedido, y la celebración del día de las madres: los tres abrazados, la niña sentada en las piernas de Isaac, la pizza y las sonrisas. Y que ya no lo volverían a ver.

5 comentarios:

Ricardo Trapero dijo...

Un negro de nombre Isaac !
Espero no tenga apellido judío !
Enhorabuena.

Prof. Miquel Nadal Palazón dijo...

El apellido es Chinedu. Y era nigeriano.

Anónimo dijo...

Una historia lamentable, pero la recreación literaria que hiciste, excelente como siempre.

Fernanda dijo...

este es el mejor que he leido...Mike

Anónimo dijo...

Miguel:
Onsidera a los que usamos lentes. Ese fonfo y el color de letras nos acaba.